domingo, 28 de septiembre de 2008

Señoras y señoros.... con todos ustedes...


Jennifer Miller!!!!!!!! Artista lesbiana, mujer barbuda, directora del circo Amok,....

www.circusamok.org

Esta es la magnifíca presentación del circo...

"Lovers and losers, seekers and cynics, doers of great deeds and couch potatoes alike, as you bicker and bargain on the slippery surface of capitalism, as you bemoan the sorry state of welfare gone workfare gone warfare, as you battle the bladderbrain rogues of the social imagination, fling yourselves into the outstanding, uplifting, underpaid arms of our one-ringing ever-swinging circus RUN amok!"

Increíbles!



jueves, 25 de septiembre de 2008

jueves, 18 de septiembre de 2008

Nuestras fantasías, son nuestras...

Nuestra amiga M(a)M(i) ya fue precoz en sus actitudes revolucionarias, esas que te convierten en heroína por un instante, que te permiten soñar y dibujar el mundo con los colores y formas que más te apetecen. Este es el motivo por el que desde muy jovencita una de sus grandes fantasías era traspasar el velo de lo prohibido para saborear las mieles de esas mujeres encerradas en uno de los grandes cautiverios que nuestra historia ha creado para las mujeras. Así, ella iba por la calle, cuando de repente, se encontraba a un grupo de dulces monjas a las que traviesamente les levantaba sus hábitos para comerles el coño hasta hacerles ver el cielo y hasta las estrellas, mientras las otras, divinas, ojos en blanco, como en estado de trance se despedían de su dios para pasar a mejor vida y soñar...

Así empezaba la transmutación, de los pies a la cabeza......

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Derecho de admisión

¿Te has despertado alguna vez de la siesta en una playa nudista y al levantar la cabeza y mirar atrás, todavía mareada y con el sopor del calor has visto a un tipo como este (lleno de pelos, redondo, la polla pequeña y flácida, gorra debajo de las gafas de sol, bolsa y playeras de deporte) colocado justo debajo de tu coño al que solo le falta meterte un especulo para ver si consigue empalmarse una sola vez en su vida?
Yo sí, muchas veces. Igual demasiadas. Y cada vez que veo uno reviento y entro en cólera. Tras la cólera viene la contradicción. Se tambalean mis convicciones post y
relativistas y me vuelvo a colocar en los dominios del feminismo. Me pregunto qué parte del proceso post me falta por aprender para no darle importancia a la mirada de un maromín acomplejado, reprimido y cobarde.
Por suerte, la respuesta que hace de puente entre mis contradicciones feministas-
relativistas la encontré el otro día leyendo un artículo sobre pornografía que mencionaba el consentimiento como requisito indispensable en cualquier tipo de interacción sexual y sin censuras.
Seguido comprendí que mi rabia no tenia nada que ver con sus ojos y mi coño. Total un coño más entre millones de coños y de ojos, que más
da. Mi rabia con lo que empatizaba es con el derecho de admisión: Yo no le he permitido en ningún caso entrar; y menos cuando duermo.
Como, quién, cuando y qué entra, sale, rodea, besa... y tantos verbos como la imaginación y la perversión nos permita enumerar, lo decido yo. Pero parece que
maromines peludos o depilados, gordos o flacos siguen sin entender que mi coño no les pertenece y que no pueden invadirlo cada vez que intenten tener una erección. Que para su uso y disfrute el consentimiento es imprescindible e incuestionable.
Me
repatea pensar que tengan la certeza de poder entrar y salir de él (limitación verbal y mental sin duda) cada vez que quieran, es decir, que hagan uso del poder que les da la institución.
El territorio, el poder, el cuerpo y mi coño. Todo relacionado. Todo parte del mismo sistema.